A finales del siglo XIX el escritor, novelista, ensayista y crítico literario Azorín describió en un poema a la ciudad de Albacete como el «Nueva York de La Mancha» por su progreso y modernidad: sus altos y modernos edificios, su fuerte desarrollo industrial con grandes y majestuosas fábricas, y su potente alumbrado, extraordinario en aquella época.

entrar
contenidos © Chema Moragóncreado en Bluekea